Reflexión tras leer el artículo de Nieves Martín “ Morir de hambre”

Reflexión tras leer el artículo de Nieves Martín “Morir de hambre”


Nieves, pocas veces los ideales de justicia y democracia cuajan porque raras veces van en la dirección de los intereses de los poderosos. Tal vez cuando comenté que Bono no me parecía el “ personaje público” adecuado al que Juan Tomás confiara esa carta abierta , tendría que haber apostillado que los Estados, algunos más que otros, han demostrado su lentitud y/o negligencia a la hora de abordar problemas colectivos o transnacionales con ciertas garantías. La paz entre los Estados, el intento de una paz interplanetaria de naturaleza internacional, es aún una utopía en la mente de los que nos autodefinimos “idealistas”, pues son muy pocas las naciones comprometidas, activamente, en ese pacto de mínimos de justicia y democracia. Si bien es cierto que ese ideal de la ilustración ( paz social universal) no está íntegramente sustentado por el aparato institucional de los Estado-Nación (aunque sería el punto de partida deseable y ético) hoy en día Internet nos ha dotado de una cierta voz , una cierta potencialidad de rebelión social ante la injusticia . Otra cosa es la capacidad de generar pensamiento-acción en torno a unos derechos “prepolíticos”. De todas formas aunque esos pensamientos prepolíticos, en un principio, estén bien para generar debate y generar ética social, se necesita algo más para cambiar el paso de las tiranías y tribalismos asentados y afianzados; Se necesita un verdadero cambio que permita , desde la política (mientras más grande el arco ideológico mejor) generar valor INSTITUCIONAL.

Por ahora, y como excepción, todos, a título individual, podemos ser Juan Tomás y enarbolar su bandera y extender su mensaje; y de paso decir a nuestros conciudadanos que no podemos blindarnos en nuestros privilegios, en nuestra imaginaria urna de democracia y justicia al margen de los que anhelan esos mismos derechos. Pues más pronto que tarde la tozuda realidad se encargará en demostrarnos que no hay fronteras vedadas a los elementales principios de JUSTICIA.

SALUDOS

PD: A veces pienso en lo mucho que le hemos fallado a los saharauis y le pongo cara y nombre a esa legión de decepcionados…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en opinión. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s