Cultura deportiva, el deporte como generador de valores: Muay Thai


Cultura deportiva, el deporte como generador de valores: Muay Thai


Hace unos pocos meses tuvo lugar mi primera toma de contacto con un deporte que aún está consolidándose en España : el Muay Thai.
Esperaba encontrar, en el mejor de los casos, un ambiente agresivo y competitivo, lleno de chicos duros, ambiciosos, diestros y fornidos; el muestrario perfecto de una plétora de egos. No fue así afortunadamente. Fui testigo de una verdadera y autentica manifestación de respeto mutuo entre “maestro y alumno” y entre compañeros.
El respeto y la disciplina formaban el corpus tangible del gimnasio; como tangible era la confianza que irradiaba el maestro y que parecía conquistar, de forma natural, el espíritu de cada alumno. El tiempo semejaba estar suspendido entre aquellas blancas paredes. El gimnasio se había convertido en una escuela de vida , una escuela en la que todos los chicos y chicas hubiesen hallado la clave para ser conscientes, exclusivamente, de sus cuerpos. La alegría formaba parte del hábito deportivo, llenando, de forma gradual, de energía positiva los activos cuerpos. Me di cuenta que el Muay Thai era un deporte muy completo, tanto a nivel cardiovascular, como muscular, óseo y nervioso, y que proporcionaba resistencia, velocidad, coordinación y ritmo.
Nunca había sido consciente de las virtudes y valores de las artes marciales; ahora ese mundo me abría las puertas de una forma tan natural y sencilla como contemplar una puesta de sol. Lejos de mi imaginario quedaban las películas, malas por lo general, del género, como lejos quedaban, ahora, mis criterios y prejuicios.

Los chicos realizaban sus circuitos de flexiones, estiramientos, brazos, piernas, caderas, abdominales y lumbares completamente descalzos sobre el tatami. Luego el circuito iba adoptando la forma de katas, punses, sombras, golpes de puño y pierna con tensión gradual , hasta rematar con los ejercicios, a dúo, que el maestro indicaba. Sus mentes formaban un solo organismo que se fortalecía con la entrega y confianza de todos. Esa mente común estaba abierta por una especie de empatía colectiva: todos se preocupaban de si mismos y de todos los demás, en un silencio tan natural como ritual. Fue cuando me apercibí de los “valores” que el maestro había estado inculcando e imbuyendo en sus alumnos:
Trabajo, esfuerzo, voluntad, preparación física, fuerza mental, técnica y respeto.

José Carlos Jaramillo, el maestro, me dice que no se puede construir nada si las bases no son sólidas, y las bases del verdadero Muay Thai son la mente, el físico, la técnica y el respeto.
Por José Carlos, y por algunos de sus alumnos, he conocido algunas historias bellísimas de cómo este deporte y el clima del gimnasio lograron rescatar a chicos que se habían salido del camino : drogas, alcohol, desesperación y desesperanza…
Historias conmovedoras de cómo todos se ocupan y preocupan de todos incluso fuera del gimnasio. Vínculos fraternales que no solo han transcendido el espacio, sino también el tiempo.

Tiene alumnos de distinto sexo, de distinta procedencia y de todas las edades. Provienen de casi todos los ámbitos laborales/profesionales: estudiantes, estudiantes universitarios, profesiones liberales, cuerpos de seguridad del estado, trabajadores no cualificados,etc.

Vivimos tiempos difíciles y proclives a fanatismos, se anteponen los particularismos , raza, sexo, religión, frente a los derechos universales de la humanidad. El individuo, entendido como realidad autónoma separada del mundo, es una ficción, pues ningún individuo logra realizarse desvinculado de la sociedad en que nació y creció. La sociedad nos ha dado la cultura, la lengua, los bienes necesarios para subsistir , y por tanto formamos parte de un todo colectivo por más que reivindiquemos nuestras singularidades individuales. Sin identidad colectiva no se alcanza la identidad individual. La sociedad de los individuos es una conquista histórica, pero también lo es la voluntad de construir una democracia social y política y la elaboración de una ética solidaria de la existencia. Por más que al observar los arquetipos sociales tan desengañados de “la bondad de lo comunitario” sintamos sus demoledores efectos, la socialización es fundamental para la conformación de la identidad individual y colectiva. Tenemos que implicarnos en la forma en que se socializan a nuestros niños y jóvenes si queremos que triunfe la cultura de lo colectivo; si queremos que triunfen aquellas utopías y sueños que han producido, a lo largo de la historia, unos cambios tan grandes para la humanidad, y sobre todo si queremos evolucionar culturalmente y seguir soñando una sociedad más libre, justa y solidaria como realidad perdurable.

El ser humano muestra una gran variedad de comportamientos, es capaz de lo mejor y lo peor, pero la violencia es una conducta aprendida. Por tanto a la inversa, el aprendizaje, debe funcionar también: actuando sobre las motivaciones humanas, sobre las circunstancias y sobre la educación en valores podremos hacer una verdadera construcción de los social. El progreso cultural y social no requiere que el individuo esté exento de motivos innobles o perversos sino simplemente que, además de esos, tenga otros: empatía, capacidad de ponerse en el lugar del otro. De ahí la relevancia del aprendizaje y la cultura en todos los aspectos de la vida humana.

Paqui Solana

Anuncios
Esta entrada fue publicada en opinión y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Cultura deportiva, el deporte como generador de valores: Muay Thai

  1. Paqui Solana dijo:

    Diálogo entre Lucy Leite y Paqui Solana:

    Lucy:

    Paqui, me ha gustado mucho tu texto, aunque noto en los últimos comentarios cierta proclividad hacia la teoría del “buen salvaje”, con la que no estoy de acuerdo. Independientemente de eso, es verdad que depende de cada uno de nosotros construir una sociedad que valore la comunión más que la competición, la paz más que la violencia, los valores nobles más que la decadencia. El deporte, como también la literatura y toda práctica humana, puede generar valores buenos y malos, y en eso reside, en mi opinión, la complejidad de nuestro carácter.

    Paqui:

    Luci, respeto tu opinión pero discrepo totalmente. Soy de las que abordan los problemas de FRENTE, sin tapujos, sin eufemismos, sin medias verdades, sin dejarme mediatizar por lo “políticamente correcto”.
    He estado “conviviendo”, con lo que ello implica a la hora de ver las cosas sin máscaras, sin fingimiento, sin falseamientos; y con lo ello conlleva de largas conversaciones “cómplices”, algunas de hasta tres horas, con José Carlos Jaramillo y con los chicos/as del gimnasio.
    He formado parte del clima del gimnasio y de la filosofía que ahí se impartía, amén de ver in situ la forma de abordar el aspecto técnico del Muay Thai.
    Y tengo que decirte que he quedado totalmente fascinada (sobre todo porque el año anterior estuve recorriendo seis gimnasios más y salí totalmente frustrada, y eso que las artes marciales que esos gimnasios impartían eran de las llamadas “pasivas”) por estos chicos y chicas y por José Carlos Jaramillo.
    La diferencia pues, según mi punto de vista, está en el maestro.

    Un maestro que sabe “canalizar” los instintos más primarios del ser humano mediante la DEDICACIÓN PLENA, como es el caso, a la formación de la fortaleza mental, los valores y la preparación física de sus alumnos integralmente, dentro y fuera del gimnasio, me merece un gran respeto y una enorme admiración; como respeto y admiración me merecen estos alumnos que son capaces de “motivarse” con esa filosofía vital y llevarla a la praxis en todos los aspectos de su vida.

    Hay un libro, increíblemente bueno, sobre Tailandia y los clichés que hemos hecho nuestros por puro desconocimiento y por intereses Occidentales poco claros, “ La Sombra Blanca” de Saneh Sangsuk:

    “En esa habitación, un chico y una chica se enfrentaban a un problema aparentemente insoluble y finalmente se enfrentaban entre ellos. El amor, la ternura y la dulzura de la vida, las cosas de la víspera se habían esfumado; el resentimiento, el odio y las ganas locas de herir habían surgido en su lugar. Toda su vida te acordarás sin duda de esa escena, y siempre con vergüenza . Fue un enfrentamiento entre dos animales, verdaderamente. CUANDO LA SITUACIÓN NO SE PUEDE CONTROLAR ES LA SITUACIÓN LA QUE NOS CONTROLA A NOSOTROS; en su interior lleva su propia lógica y conclusión. La única diferencia que existía entre Nâtayâ y tú era que tú eras más animal que ella. Casi no te dabas cuenta de dónde te encontrabas y qué hacías….Un instante después te erguiste. No comprendiste por qué actuabas así. Adelantaste la mano y la agarraste del pelo hasta tirarla delante de ti:
    ¿ Me estás insultando, di?.Dijiste, y le soltaste una bofetada ¿ Me estás insultando, di? Preguntaste y le largaste una bofetada. En aquél momento, pensabas que casi habías conseguido triunfar sobre todas las opresiones que te asaltaban, y le diste una nueva bofetada. Tensión y confusión acabaron.
    Te sentiste feliz y librado de apuros. – Te lo suplico- dijiste, lo único que te pido es que vayamos a ver al doctor juntos, si no- añadiste con todo dominante-, te mato-
    Cuando abriste la mano para soltar su pelo, ella soltó un ligero gemido, su silla se tumbó, su cuerpo se tambaleó y cayó plegado al suelo. Tú la miraste. Sentías una gran piedad por ella, pero al mismo tiempo casi estallas de risa a causa de un júbilo extremo. SÓLO EL HOMBRE QUE TIENE MÁS DE ANIMAL TIENE EL PODER DE DOMINAR A LOS DEMÁS HOMBRES. SÓLO EL HOMBRE QUE TIENE MÁS DE ANIMAL QUE LOS DEMÁS HOMBRES ES CAPAZ DE CONTROLAR Y CAMBIAR EL MUNDO. Esta chorrada de virtud de la que los adultos no dejan de hablar es absolutamente hediondo. El mundo no es sitio para eso. Eras de los que rechazan y mirabas cómo se marchaba con el rostro anegado en lágrimas y aspecto afligido. Ella no tenía ya nada que hacer en un mundo bajo control de tu perversidad más que componer la elegía más larga que se haya escrito jamás sobre el tema del exilio. En cuanto a ti, te contentarías con escribir en un tablero de dimensiones hasta el cielo en letras gordas como montañas un texto simple, corto, claro y en estilo telegráfico, “ZONA PROHIBIDA A LA VIRTUD O ZONA LIBRE DE TODA MORALIDAD”, y lo plantarías encima de tu mundo.”

    Este libro, Luci , refleja fielmente como es la naturaleza humana y la forma de moldear esa naturaleza humana mediante la cultura, la filosofía, el deporte, la religión ,la educación, etc.

    Lucy:
    Hola Paqui,

    Has mencionado una cosa que me parece apasionante, que es el tema del maestro. Cómo hemos perdido a lo largo de la historia la importancia del maestro en el aprendizaje! Qué lástima!
    Ojo, yo estoy de acuerdo con tu opinión y quizás me haya expresado mal: por un lado, estoy totalmente de acuerdo; por otro, no creo que el hombre podrá librarse algún día de todas sus miserias, porque el sufrimiento es tan intrínseco a él como la felicidad.
    Como dice el libro que mencionas “sólo el hombre que tiene más de animal que los demás hombres es capaz de controlar y cambiar el mundo”. Es fundamental reconocer qué tenemos de “más animal” para poder usarlo a nuestro favor, para cambiar lo que es posible cambiar.
    Parece muy interesante ese libro! Gracias por la recomendación!
    Un saludo,

    Paqui:

    Es un libro inquietante y hermoso, Luci. Es uno de los libros que siempre tengo a mano para recordarme “lo que soy y lo que puedo ser” más allá del yo , mi, me, conmigo…
    Por eso cuando “reconozco” a un verdadero “maestro” , en este caso lo he encontrado en un gimnasio, y no hablo, exclusivamente, de maestro de artes marciales pues José Carlos Jaramillo se implica en la vida de sus alumnos. Algo en mi interior vibra, resuena, brilla con un hermoso destello y me alegro de pertenecer a la raza humana con todas sus humanas contradicciones y miserias.

    Un beso, Luci

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s