Es La Hora del Planeta

Es la Hora del Planeta

Un blog como el nuestro, comprometido, no podía dejar de hacerse eco de la acción simbólica que este próximo Sábado, 26 de marzo 2011, se realizará, desde las 8,30 a 9,30 horas ( hora local de cada país).

Una acción que es mucho más que un símbolo activo sobre el cambio climático. Se trata de una acción que supone avanzar en un modelo, sostenible, de usar los recursos, finitos por otra parte, del planeta; en consecuencia, es una acción que redundará en la consecución de una sociedad más justa y equitativa. Un reto para el que es necesario el debate, el compromiso y la implicación de cada uno de nosotros.

Cada vez se observa más nítidamente la relación que existe en determinadas zonas del planeta entre deterioro medioambiental por efecto de la acción humana y la vulnerabilidad de muchas poblaciones ante los, llamados, “desastres naturales”. La sobreexplotación de recursos naturales subyace, la mayoría de las veces, bajo la expresión última de un desastre natural. La especulación y el anárquico modelo de desarrollo económico evidencian el impacto negativo para las condiciones medioambientales del planeta y al mismo tiempo nos hace volver la mirada hacia el fenómeno de la pobreza: hambrunas, enfermedades asociadas al índice de miseria, desintegración social, disparidades entre países, desigualdad social y política, etc.

Cada vez son más numerosos los estudios que abundan y ahondan en la correlación de la intensiva deforestación, esencialmente en Centroamérica, y el incremento de las inundaciones y deslizamientos de tierras. También se evidencia la conexión entre el calentamiento, registrable, de la corteza terrestre y la frecuencia de determinados fenómenos naturales, como resultan las depresiones tropicales. Fenómenos que inciden de forma causal en el Sudeste Asiático, por ejemplo, donde el elevado índice de población asentado en costas, y que por ende dependen del mar para vivir, les convierte en población especialmente vulnerable. Hay otro tipo de fenómenos extremos, como los terremotos , tsunamis y huracanes, de los que aún no hay prueba suficiente para establecer la relación causal entre la acción directa del hombre y la fenomenología concreta, pero existe la sospecha fundada.

La Hora del Planeta nació a iniciativa de WWF-Australia , retomando una idea francesa de 2007 que promovió que tres millones de hogares cortasen la electricidad durante cinco minutos. La asociación quiso dar al evento una repercusión mayor y cuantificable y que al mismo tiempo se expandiera por el mundo. Nació así “ La hora del planeta”.
El Fondo Mundial para la Naturaleza validó con su respaldo, tácito y explícito, la iniciativa en la cumbre de la ONU sobre el cambio climático realizada en Copenhague.
El Protocolo de Kyoto , que expira en el 2012, debería sustituirse por otro texto adoptado durante la Cumbre Mundial del cambio climático, y debería estar refrendado, de forma amplia, por los distintos países. Cuantos más adeptos, individuos , instituciones y gobiernos, tenga la causa más repercusión tendrá sobre el mal uso y abuso de los recursos, despilfarro de energía por ejemplo, de forma directa y sobre la justicia social de forma indirecta.

Para la tierra puede ser el principio de su regeneración y para la sociedad humana el principio de un cambio efectivo en la conciencia y acción sobre las injusticias. Injusticias de la que los medios se hacen eco a plazo fijo y marcado en calendario. Injusticias que se evidencian a través de la repercusión mediática y que remueven las conciencias y espolean la vergüenza colectiva de los llamados países del Primer Mundo.

En más de ochenta países los ciudadanos y organismos institucionales respaldan esta acción simbólica que pretende aumentar la conciencia sobre la lucha contra el calentamiento global y reducen de forma cuantificable el consumo energético y las emisiones de CO2 y otros gases de efecto invernadero a la atmósfera .

Por la simplicidad del gesto este tipo de acción puede ser seguida por gran parte de la población. Pero ¿Realmente tiene la gente tiene conciencia de las cuestiones del cambio climático? ¿ Cuál es nuestro nivel de concienciación y compromiso con el planeta y la humanidad ?.
Para comprender la génesis del problema el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), el encargado de evaluar el riesgo del cambio climático, además de participarnos las conclusiones de sus estudios, debería actuar como catalizador de las acciones concretas, al efecto, de los distintos gobiernos. Deberían estar al servicio incondicional del planeta y reflejar tanto el rigor en la profundidad de sus análisis como la voluntad inequívoca de influir directamente sobre los distintos gobiernos.
Sus conclusiones no deberían ser un simple libro de memorias, conocimientos y experiencia, sino que como testigos de privilegio y desde la honestidad infranqueable deberían desempeñar una labor “in vigilando” , deberían tener las atribuciones necesarias para potenciar y adoptar medidas con valor de ley, a modo, y con las analogías pertinentes, de “ Comunidad Internacional”.

Juntos podemos tomar el control del futuro del planeta para legarlo en las mejores condiciones posibles a las generaciones futuras. Un gesto tan simple, en apariencia, como el de apagar las luces durante una hora, convertido en movimiento mundial y acción universal podría no solo combatir el cambio climático, sino poner en marcha la consagración de una voluntad común al servicio del mundo y la propia humanidad.

Es, La Hora del Planeta, súmate.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en opinión. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s